Detector de ángulo muerto + Active Lane

Detector de ángulo muerto ADAS

DETECTOR DE ÁNGULO MUERTO & ACTIVE LANE

DETECTOR DE ÁNGULO MUERTO

STANDARD

El Control de Ángulo Muerto informa al conductor de la presencia de un vehículo en el carril adyacente, a izquierda o derecha, en su zona de ángulo muerto. Este equipamiento está disponible con la ayuda delantera y trasera al aparcamiento o con el Visiopark 1.

ACTIVO

Gracias a cuatro sensores situados en las defensas delanteras y traseras de su vehículo, el detector de ángulo muerto permite ser informado, durante el trayecto, sobre la presencia de un vehículo en el ángulo muerto.

Entre 12 y 140 km/h este sistema advierte al conductor de la presencia de otro vehículo en las zonas de ángulo muerto de su vehículo, cuando ello suponga un peligro potencial. La alerta consiste en una señal luminosa que se enciende en el retrovisor del lado correspondiente, cuando se ha detectado un vehículo (automóvil, camión, bicicleta).

Este sistema funciona en conjunción con la alerta activa de cambio involuntario de carril: además del indicador luminoso fijo en el retrovisor del lado correspondiente, se efectúa una corrección de la trayectoria si se franquea una línea con el intermitente activado, para ayudar al conductor a evitar una colisión.

i

CAMBIO INVOLUNTARIO DE CARRIL (ACTIVE LANE)

STANDARD

La alerta de cambio involuntario de carril es un sistema que detecta, mediante una cámara que reconoce las líneas continuas y discontinuas, cuando se sobrepasa involuntariamente una marca longitudinal pintada en el suelo de una vía de circulación. Para una conducción con total seguridad, la cámara analiza la imagen y en caso de disminución de la atención del conductor activa una alarma visual y sonora, cuando el vehículo circula a más de 80 km/h y se produce un desvío en la dirección.

ACTIVO

Entre 65 y 180 km/h la alerta activa de cambio involuntario de carril efectúa además una corrección de la trayectoria: cuando el sistema identifica un riesgo de que se sobrepase una de las líneas de carril marcadas en el suelo que haya sido detectada, la dirección actúa progresivamente para mantener el vehículo en el carril inicial. Si se desea conservar la trayectoria del vehículo, el conductor puede impedir la corrección manteniendo firmemente el volante (durante una maniobra de evasión, por ejemplo). La corrección se interrumpe cuando se activan los intermitentes.

i

NUESTRA GAMA