Nueva colección de figuras del león por Peugeot Design Lab

Nueva colección de figuras del león por Peugeot Design Lab

Peugeot Design Lab ha mostrado las primeras figuras de su nueva colección de Leo’z.  Basadas en los futuristas diseños Onyx, con fibra de carbono y cobre.

El departamento de alta ingeniería de Peugeot, el Peugeot Design Lab, autor de creaciones tan impactantes como yates, aviones, helicópteros, tranvías o coches deportivos, se ha vuelto a pasar a los juguetes. En esta ocasión, se trata de la nueva colección de figuras del león que tanto han marcado a miles de coleccionistas en todo el mundo desde 2012. Doce figuras que consolidan la renovada y exclusiva estética de esta edición de los Leo’z de Peugeot.

Las icónicas figuras del león han sido diseñadas bajo los parámetros estéticos y materiales de los proyectos Onyx contando con doce de los mejores artistas gráficos del mundo (Christophe Pialat, Damien Deberdt, Claire Panel…). Cada especialista utilizará las características propias Onyx para realizar su figura concreta inspirándose en el arte contemporáneo, la poesía, la química, la cultura de la calle, la arquitectura y la moda, entre otros. 

Cogiendo como referencia el supercoche Onyx que se presentó en 2015 como un concept car, es el color cobrizo y negro lo que más destaca en los primeros diseños. Cada figura ha sido bañada en resina para conseguir un aspecto más distinguido, y hasta metalizado, que enamorará tanto a los más pequeños de la familia como a los coleccionistas.

Una colección limitada que aún no tiene fecha de lanzamiento, pero que muy probablemente se podrá adquirir, como el resto de colecciones Leo’z, en el Peugeot Avenue de París o a través de la boutique online de Peugeot.

Art Toys LEO' Z: una saga que perdura para alegría de sus coleccionistas

Hoy en día, hay más de 32.000 coleccionistas de los Artoys Leo´z en todo el mundo, lo que refrenda el éxito de unas figuras que vieron la luz por primera vez en 2012 en una colaboración conjunta entre el Peugeot Design Lab y la compañía francesa Artoyz que contemplaba una edición de diez piezas únicas que, en un principio, iban a ser solo expuestas en el Peugeot Avenue de París.